• Colorina

Las herramientas del ilustrador

¿Cuáles son los materiales con los que trabaja día a día un ilustrador? ¿De dónde salen? ¿Inventa algunos él mismo o compra todos en una tienda? Todas estas preguntas tienen su razón de ser, y es que poco se habla sobre las herramientas de trabajo que pueden ser útiles para guiarnos al momento de comenzar a ilustrar.



De aquello que sí se habla es de las herramientas comunes, que quizá ya conocemos o nos resulten de tono familiar: el famoso sketchbook (cuaderno de bocetos), fotografías o imágenes de referencia, lápices grafito, lápices de colores, estilógrafos (esa clase de microfibras que usan los arquitectos para sus trazados), acuarelas, tinta, y una diversidad de materiales que dependen de la técnica que utilice el ilustrador.


También, para un ilustrador que trabaja haciendo proyectos en base al Diseño y al Arte digital, las herramientas más familiares (que no reemplazan ni simplifican al trabajo analógico o tradicional) son por lo general: una computadora con paquetes de software de diseño, como pueden ser Illustrator y Photoshop; un escáner fotográfico y una tableta digitalizadora.



¿Hay algo más?

Claro, hay algo a veces olvidado. Algo que puede pasar desapercibido y es fundamental para el ejercicio de la “creación”:

La herramienta principal del ilustrador radica en su intelecto y en su capacidad de observación.

Desarrollar la capacidad de observación no es difícil, pero requiere de constancia y disciplina. La práctica diaria de trazos para soltar la mano del dibujante es lo que la constancia es a la observación.


Existen algunos ejemplos simples para ejercitar la observación de forma más consciente, como por ejemplo: prestar atención a los gestos de los pasajeros que viajan a tu lado en el colectivo, detenerse a apreciar el modo en que camina una persona mayor, etcétera. Estamos rodeados de acciones y movimientos, sólo necesitamos apreciar las escenas de nuestra vida e intentar plasmarlas en un papel, un lienzo o el soporte que elijamos.


Creatividad en el papel -y en la vida cotidiana-


Los materiales de arte suelen ser costosos y las frustraciones, que vienen aparejadas a los primeros intentos de dibujar, son la causa de abandono del futuro ilustrador. Pero no todo es tan terrible, para empezar a ilustrar no es necesario contar con materiales de marca. El ingenio, al igual que la creatividad son otra cara de la inteligencia. Es por ello que un intelecto activo y nutrido siempre nos ayudará en el acto de cr eación, y no sólo para referirme a él conforme a la composición pictórica.


Una forma de practicar las técnicas de acuarelas no acaba siendo necesariamente con la adquisición de acuarelas profesionales (ni tampoco con acuarelas en sí). Sino que, por ejemplo, al tomar un simple grano de café para disolverlo en agua podemos conseguir un hermoso pigmento natural que varía entre tonos marrón y siena tostada.


Creatividad, constancia e intelecto son las herramientas que no pueden faltarte.




 2019 Colorina

Todos los derechos reservados

  • Facebook - círculo blanco
  • Pinterest - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

¿Suscripción?

Sólo recibirás cada 3 meses contenido sobre técnicas de arte, tips en ilustración y otras sorpresas más.  

Todo lo bueno te acompaña y encuentra siempre

  

Maria Victoria  Margara